domingo, 26 de julio de 2009

la ciencia y la tecnologia como solucion a problemas y promotor de desarrollo sostenible:

La ciencia representa una salida de gran importancia en el desarrollo sustentable de un país, ya que es una planta que puede prender en casi cualquier sociedad siempre que haya ciertas condiciones: apoyo financiero y político, una comunidad de científicos y alguna estructura organizativa como industrial, entre otras. También es cierto que bajo ciertos regímenes políticos surgen limitaciones a la expansión de la ciencia como parte de la cultura intelectual de una sociedad.

La ciencia, al ser parte la cultura intelectual de una sociedad, desarrolla aspectos tales como la ideología del saber abierto al talento, la racionalidad como norma de la conducta de la ciudadanía, la libre circulación de la ideas y de su discusión. Así mismo, la verdad, o en todo el caso, el conocimiento como un asunto sometido a la dinámica del progreso de las investigaciones, de las pruebas y/o de los enfoques contrapuestos. Este aspecto poco comprendido por el publico lego de la ciencia, sin embargo contribuye al ambiente intelectual de una democracia en donde la existencia y discusión de las ideas o de los diferentes puntos de vista son habituales y por consiguiente, expresión de las libertades de los miembros de la sociedad.

En 1958 se inicia en Venezuela un modelo político democrático liberal, fundamentado en los partidos como instrumentos principales de la participación ciudadana en los asuntos públicos. El liderato que emergió el 23 de enero de 1958 estaba tan convencido como lo estaba Humberto Fernández-Morán de las bondades de la ciencia y la tecnología como palancas del desarrollo integral. Pero el proceso no era nada simple. Requería de la articulación de muchos factores, algunos extraños a nuestra idiosincrasia y la organización de variados entes operativos dentro de un sistema funcional. Tres factores lucían como esenciales:

1.- La adopción por parte de la comunidad y con valor de paradigma, de las actividades de investigación científica y de desarrollo tecnológico como instrumentos de modernización social y medios para alcanzar la prosperidad.

2.- La utilización racional de la importantísima infraestructura construida en el IVNIC y

3.- La conveniencia de circunscribir exclusivamente las actividades de investigadores y tecnólogos al ámbito universitario.

Ninguno de estos postulados era compatible con la figura de un personaje identificado con la dictadura y que se pudiera erigir en el prototipo del investigador científico para las nuevas generaciones de demócratas. Tampoco, en la nueva sociedad que se estaba construyendo, había espacio para iniciativas que reposasen sobre los hombros de un sólo hombre, aunque ellos fueran los de

Esta última acotación, se constituye en un hito, ya que, con el pasar del tiempo, devendría en una de los claves de la profesionalización de la actividad investigativa en el país. En efecto, la observancia de esta obligación derivó en la adopción en el IVIC de un órgano interno e independiente de control de su personal científico: su Comisión Clasificadora: una instancia evaluadora constituida por pares académicos internos y externos, que sería reproducida por otros entes. Un principio de control interno muy propio del ethos científico.

El sector público típico de un país latinoamericano representa alrededor de un 25% del PIB, mientras que el de un país industrializado es cerca del 40%. Durante la segunda mitad del siglo XX, el Estado venezolano ejecutó 3,31 billones de bolívares constantes del año 1984 (o su equivalente US$ 264,49 millardos de dólares constantes del mismo año o US$ 450,54 millardos en dólares históricos). Durante ese período, el presupuesto general del Estado ha representado, en promedio, un 23,3% de nuestro Producto Interno Bruto.

En ciencia y tecnología los países industrializados suelen invertir hasta 10 veces más que los países menos desarrollados. La inversión en los países más desarrollados es del orden del 2,5% de su PIB, mientras que los menos industrializados dedican alrededor del 0,3% de su PIB. En el caso concreto de Venezuela (y el pasar de los años ha sido el mejor testigo), la fracción de nuestra riqueza que va para las labores de ciencia y tecnología ha sido del orden del 0,32%, un índice considerablemente inferior al 1% que establece como mínimo recomendable la UNESCO. Para el período comprendido entre los años 1954 –fecha de creación del IVNIC e inicio de la actividad formal en ciencia y tecnología en el país– y el año 2000, el Estado venezolano ha invertido en ciencia y tecnología 37,09 millardos de bolívares constantes del año 1984 (o su equivalente US$ 2,96 millardos de dólares constantes del mismo año).

Hay una serie de pasos bien positivos, por ejemplo, la creación de un Ministerio específico para esta área. Pero, hay cosas, por ejemplo, que considero peligrosas, y están en la nueva Ley de Ciencia y Tecnología, que tiene ciertas cosas que a mí todavía no me calzan completamente. Primero, la desaparición del CONICIT y la creación del Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología (fonacyt), pasando a ser una dependencia administrativa, cuando el CONICIT venía haciendo una tremenda labor. Segundo, que la directiva del fonacyt es nombrada por el Presidente de la República y el Ministro de Ciencia. Yo no sé si con este gobierno van a haber científicos en esa directiva, pero puede ser que en otro gobierno, con esa Ley, los científicos estemos borrados.

La situación de la ciencia en Latinoamérica no se diferencia en mucho de la planteada en Venezuela, pues indicó que han habido altas y bajas, semejantes a las de nuestro país. A su juicio, no existe una corriente o política clara en torno al manejo de esta área y no se ha visto un progreso lo suficientemente sostenido para sacar a estas naciones de su estado de subdesarrollo y dependencia tecnológica.

Fue el 12 de abril del año 2005, en el marco de la entrega de los Premios Nacionales de Ciencia Tecnología e Innovación que el Presidente habló por primera vez de esta misión. La misma está definida como el proceso de incorporación y articulación masiva de actores sociales e institucionales a través de redes económicas, sociales, académicas y políticas para uso extensivo del conocimiento, en función del desarrollo endógeno y la integración.

El pensamiento científico, que consiste en dividir la realidad llamada exterior en campos bien delimitados para estudiarlos de acuerdo con un método preciso, sobre supuestos aceptados e indiscutidos, persiguiendo un saber sistemático con posibilidad de plena realización, −el pensamiento científico es una derivación y degradación del pensamiento filosófico y sólo puede surgir y desarrollarse sobre bases puestas por la filosofía. La idea, por ejemplo, de que el universo es un todo coherente, gobernado por leyes accesibles al entendimiento humano −supuesto imprescindible de la investigación científica− tiene su origen en el pensamiento filosófico y es sólo posible cuando éste se sobrepone al pensamiento mítico.

El proceso se inicia cuando se toma una actitud reflexiva frente a situaciones conflictivas cotidianas, se problematizan y se intenta dar con alguna solución. Esto propicia el asumir una actitud científica, y por lo tanto, se abre una etapa inquisitiva de dudas, de interrogantes, en la cual el investigador invierte alta dosis de su inteligencia, actitud crítica y coherente para encontrar alternativas de solución a los problemas planteados. En conjunto, este proceso ha permitido el progreso científico por medio de la transformación permanente y constante del conocimiento.

Hemos visto que la condición humana se caracteriza por cierta indeterminación fundamental, manifestada en la necesaria creación de la cultura, y que ésta presupone siempre visión del mundo, concepción de la vida, ideas o creencias sobre el puesto del hombre en el universo y el papel que está llamado a desempeñar. Aunque no se conviertan en objeto de una toma de consciencia problematizante, estos supuestos sostienen y orientan las manifestaciones culturales y hallan su expresión en los diferentes aspectos de la lengua.

La relación que existe entre ciencia y tecnologia, es que ambas necesitan de un método experimental para ser confirmadas, puede ser demostrable por medio de la repetición. Por otra parte, la ciencia se interesa más por el desarrollo de leyes, las cuales son aplicadas por la tecnología para sus avances.

Existe una tecnología para cada ciencia, es decir, cada rama posee un sistema tecnología diferente, que permite un mejor desarrollo para cada una de ellas.

Cabe recordar, que la tecnología se percibe con los sentidos, es decir, podemos observarla y verla.

Nosotros vivimos en un mundo que depende de forma creciente de la ciencia y la tecnología. Los procesos de producción, las fuentes de alimentación, la medicina, la educación, la comunicación o el transporte son todos campos cuyo presente y futuro están fuertemente ligados al desarrollo tecnología y científico.

Por otra parte también tiene efectos sobre la economía, aumentando las diferencias entre los países desarrollados y en vías de desarrollo, y agravando las situaciones de pobreza.

La ciencia y la tecnología son elementos que van transformando nuestro entorno día a día.

Desde ya varias décadas atrás, los avances científicos y tecnológicos revolucionan al mundo a una velocidad vertiginosa. Los márgenes del conocimiento se presentan cada vez más distantes de los parámetros culturales del ciudadano común, especialmente entre aquellos pueblos o sectores desfavorecidos.

No obstante, una vez que las bondades de la ciencia y la tecnología llegan a manos de las naciones, éstas asimilan rápidamente sus ventajas y comodidades, paralelamente las naciones sufren de una dependencia cada vez más profunda, así como también de un ensanchamiento mayor entre las diferencias educativas, tecnológicas, económicas y sociales en comparación con los países más industrializados del orbe. No debemos interpretar esta idea como una deificación del conocimiento, sino por el contrario, pretendemos evidenciar en su justa medida el importante papel de la ciencia y la tecnología como factor de desarrollo que, conjuntamente con la economía y la política, bien pudiera catalogarse como factor de soberanía nacional.

En toda la historia de la humanidad, el hombre a procurado garantizar y mejorar su nivel de vida mediante un mejor conocimiento del mundo que le rodea y un dominio más eficaz del mismo, es decir, mediante un desarrollo constante de la ciencia.

Los progresos de la ciencia han sido muy rápidos en los países desarrollados; en cambio, en los países subdesarrollados su adquisición es tan lenta que cada día la diferencia entre dos tipos de países se hace más grande. Dicho retraso contribuye a mantener e incluso a agravar la situación de dependencia de los países subdesarrollados con respecto a los desarrollados.

Como la ciencia ha pasado a formar parte de las fuerzas productivas en mucho mayor medida que nunca, se considera ya que hoy se trata de un agente estratégico del cambio en los planes de desarrollo económico y social.

La ciencia ha llegado al punto de influir sobre la mentalidad de la humanidad. La sociedad de hoy no esta cautiva en las condiciones pasados o en las presentes, sino que se orienta hacia el futuro. La ciencia no es simplemente uno de los varios elementos que componen las fuerzas productivas, sino que ha pasado a ser un factor clave para el desarrollo social, que cala cada vez más a fondo en los diversos sectores de la vida.

La ciencia trata de establecer verdades universales, un conocimiento común sobre el que exista un consenso y que se base en ideas e información cuya validez sea independiente de los individuos. Hay algo que pienso que es de gran importancia resaltar y es que el papel de la ciencia en la sociedad es inseparable del papel de la tecnología.

La Tecnología no solamente invade toda la actividad industrial, sino también participa profundamente en cualquier tipo de actividad humana, en todos los campos de actuación. El hombre, moderno utiliza en su comportamiento cotidiano y casi sin percibirlo una inmensa avalancha de contribuciones de la Tecnología: el automóvil, el reloj, el teléfono, las comunicaciones, etc.

Desde los primeros tiempos de la agricultura o desde fines de la Edad del Hierro, la cultura humana ha tenido una tecnología, es decir, la capacidad de modificar la naturaleza en un grado u otro. Se considera que la tecnología proporciona estimables beneficios a corto plazo, aunque a largo plazo han engendrado graves problemas sociales. Algunos autores consideran que los problemas que ha generado la tecnología son indirectamente provocados por la ciencia, ya que si no contáramos con los avanzados conocimientos científicos, no tendríamos una tecnología tan adelantada.

Los beneficios que trae consigo la tecnología moderna son muy numerosos y ampliamente conocidos. Una mayor productividad proporciona a la sociedad unos excedentes que permiten disponer de más tiempo libre, dispensar la educación y, de hecho, proseguir la propia labor científica. Todos nosotros necesitamos alimentos, vivienda, ropa, etc. Cuando quedan satisfechas esas necesidades básicas y la tecnología empieza a proporcionar beneficios cada vez más triviales, es cuando surgen esencialmente los problemas.

Normalmente, las sociedades están integradas por grupos coherentes en las cuales se reconoce la identidad personal y se ejercen presiones para coartar los actos antisociales. Si están demasiado aislados, estos grupos se vuelven opresivos. En un primer momento, los efectos de la facilidad de las comunicaciones parecen beneficiosos, porque liberan a la gente de las presiones locales, pero al persistir esta tendencia, se quedan a menudo aislados.

Es indudable que la tecnología ha servido para que las guerras sean mucho más calamitosas todavía, ya que afectan a todo el mundo, y no solamente a los civiles sino también a los neutrales y a los pueblos primitivos. La violencia y la delincuencia también se deben simplemente a la tecnología; por lo que podríamos considerar la tecnología como uno de los problemas mas grandes de la sociedad actual, ya que la delincuencia es uno de los problemas mas abrumadores y que mas afecta a la sociedad actual.

En Venezuela se le ha dado la importancia que merece la ciencia en la tecnología; ya que ella ejerce gran influencia en el desarrollo social y crecimiento economico . Actualmente en nuestro país un ente de investigación científica más que tecnológico que se encarga de fijar como prioridad atender los requerimientos y fomentar a su vez el desarrollo de la comunidad científica; es llamado CONACIT ( Consejo Nacional para la investigación científica y tecnológica), y otras organizaciones como IVIC, CIEPE, PII, CIDA, FUNVICES, Instituto de Estudios Avanzados (IDEA), y El Fondo Nacional de Agropecuaria (FONAIAP), ahora Centro de Investigaciones agrícolas (CIA), en el Estado Táchira se promueve la ciencia y la tecnología a través del Centro Nacional de tecnología de información conjuntamente con FONACIT ( Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología del Táchira). Y por ultimo en el municipio Jáuregui el ministerio de ciencia y tecnología a través de FONACITE Táchira apoyan a los productores de pulpa de fruta como: mora, parchita, guayaba, guanábana, piña, tamarindo, naranja, durazno, y cóctel que se genera de la mescla de diversas frutas, las cual tienen una gran demanda en todo el territorio nacional.

Actualmente la concepción de la Ciencia se caracteriza por considerar que las verdades son relativas, ya que se dan en un tiempo y en un espacio histórico. Existen múltiples opciones para abordar los problemas y están relacionadas con la soledad y la humanización del hombre. Por tales razones es deseable que el docente propicie el manejo del método científico, para que aborde problemas significativos del educando, como son los problemas de la salud, los tecnológicos y los socionaturales. Gil, D. (1993), hace énfasis en la necesidad de un currículo centrado en las relaciones Ciencia, Tecnología y Sociedad. Además reconoce las implicaciones afectivas en el aprendizaje.

El enfoque CTS hace énfasis en la cultura científica y exige una aproximación racional e independiente a la ciencia; se espera que los alumnos indaguen, cuestionen y expliquen sus conocimientos, valoren la experimentación como un proceso activo del pensamiento y como resultado de ello, lleguen a encontrar otros ejemplos en sus propias vidas.

El rol del docente dentro de este enfoque exige: una actitud abierta, ser creador de un ambiente rico en recursos, mostrar confianza en si mismo y en sus alumnos, servir de modelo para la actitud científica, resaltar la importancia de la cultura científica y estar consciente que la enseñanza de la ciencia no se restringe a las cuatro paredes del aula.

Artículo 42. Actividades consideradas aporte e inversión en ciencia, tecnología e innovación y sus aplicaciones. A objeto del aporte que deben realizar los integrantes del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación y las empresas, de acuerdo con lo establecido en los artículos 34, 35, 36, 37 y 38 de la presente Ley, las siguientes actividades serán consideradas por el órgano rector como inversión en ciencia, tecnología, innovación y sus aplicaciones:

Aportes financieros en programas y proyectos contemplados en el Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, ejecutados a través de acuerdos con el Ministerio de Ciencia y Tecnología o con los entes adscritos.

Inversión en proyectos de innovación relacionados con las actividades de la empresa, que involucren la obtención de nuevos conocimientos o tecnologías en el país, con participación nacional en los derechos de propiedad intelectual, entre otras:

Participación, Investigación y Desarrollo de las universidades y centros país (sic) en la introducción de nuevos procesos tecnológicos, esquemas gerenciales y organizativos, obtención de nuevos productos o de del procedimientos,(sic) exploración de nuevos mercados y en general procesos de innovación en el ámbito de las actividades y fines de las empresas, con miras a mejorar su competitividad y calidad productiva.

Inversión en actividades de investigación y desarrollo que incluyan:

Financiamiento a proyectos de investigación y desarrollo de carácter individual o realizado con participación de Universidades o Centros de Investigación y Desarrollo a través de convenios o contratos.

Inversión en actividades de fortalecimiento de talento humano nacional que incluyan:

Fortalecimiento de Centros de Investigación y Desarrollo, así como a postgrados, maestrías, doctorados o equivalentes, relativos a actividades reguladas por esta Ley, en universidades o instituciones de educación superior en el país.

Financiamiento de becas para estudios a nivel técnico, de mejoramiento, capacitación, actualización y de postgrado para el personal que labora o sea incorporado en la empresa o en una red de empresas nacionales.

Programas permanentes de actualización del personal de la empresa con participación de Universidades u otras instituciones de educación superior del país.

Financiamiento de tesis de postgrado y pasantía de investigación de estudiantes de educación superior en Universidades, o en el seno de la empresa o en centros de investigación y desarrollo.

La ciencia constituye todo un proceso de investigación en relación al mundo y es una búsqueda constante que contempla la indagación, el pensamiento racional y divergente. Implica asumir una actitud ante la realidad que se presenta; es por ello, que la enseñanza de la ciencia debería conducir principalmente a la formación de individuos creativos, críticos, reflexivos, en fin, poseedores de una convicción transformadora, que les permita asumir y dar respuesta a los problemas planteados.

Los niños y las niñas pueden aprender ciencia en formas diversas y pueden aprender más fácilmente, cuando el aprendizaje surge a partir de la satisfacción de sus propias necesidades e intereses. En consecuencia la enseñanza de la ciencia es importante en tanto que lleve a niños y niñas a reflexionar y les brinde la satisfacción que implica poder descubrir, mediante la experimentación, lo que él o ella desean saber. Por lo cual las experiencias educativas, incluidas las experiencias científicas, deben organizarse gradualmente sin forzar los aprendizajes, lo cual implica contar con un docentemediadordeexperienciascapazdebrindarmúltiplesoportunidades de manipular, experimentar, observar, comparar, comprobar y plantearse interrogantes.

Es por ello que una de las estrategias que más llamaría la atención seria por medio de software educativos, donde se dé a conocer al estudiante de forma didáctica contenidos sobre la ciencia y la tecnología para crear un aprendizaje significativo en los mismos.


bibliografia:

http://www.minci.gob.ve/noticias_-_prensa/28/6862/ha_nacido_un.html

http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1316-49102007000200022&lng=pt&nrm=iso&tlng=es

cbe.ivic.ve/DiscursoIncorporacion.html

www.monografias.com/.../ciencia-y-tecnologia/ciencia-y-tecnologia.shtml -

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada